Ir al contenido principal

De Cine

I

Vamos al cine. No recuerdo cuál fue la última película que fuimos a ver solos. No es relevante: ahora estamos yendo a ver El libro de la vida.

II

La primera película que vimos juntos y a solas fue Casablanca. No, no somos tan viejos. Cuando la película se reedito, en 2012, fuimos a verla, solos.

Ella estaba hermosa. Recuerdo que había llevado unos aros. No sé por qué, pero siempre que los usa pienso que le resaltan la mirada.

En la sala seríamos unas diez personas. Parejas de todas las edades y nosotros.

Todavía no éramos novios. Sin embargo, como el gordo que soy, al salir de la función comí un sándwich de albóndigas.

La película, que nunca había terminado de ver, me gustó mucho.

III

Semanas atrás habíamos decidido que iríamos a ver esta película. El jueves, día de estreno, buscamos, en el sitio del cine, información sobre la película y no encontramos nada. Optamos, entonces, entre Gone Girl y la película de W. Allen. Nunca vi una película de Allen en pantalla grande. A pesar de eso, voté por Gone Girl, aunque hubiese ido a ver cualquiera que ella hubiese elegido.

Llegamos a boletería. Se acerca y pide dos para la función de Gone Girl de las 19 hs. El chico de la boletería le informa que solo queda la función de las 22 hs. Me mira. Pregunta por la de Allen. El boletero le dice que está a punto de comenzar. Ella le cuenta que en el sitio del cine había otra información y que la disculpe, pero que me consultará qué hacemos.

Estábamos en eso, decidiendo, cuando vemos anunciada El libro de la vida. Entonces, volvemos a nuestro plan inicial. Se acerca, pide las entradas y paga $80. Dios salve a los cupones de descuento.

IV

Después de Casablanca, hemos visto muchas películas y series juntos. En cine, a solas, recuerdo haber ido a ver Man of Steel y World War Z, pero esas fueron hace tanto tiempo que, intuyo, hay alguna que no recuerdo.

Ya de novios, la primera película que fuimos a ver fue Labyrinth, en la casa de Luca Prodan. Recuerdo que esa noche pedimos una pizza que jamás llegó a la mesa.

Recientemente, la última que vimos fue Nuovo Cinema Paradiso. Lloré, lloré mucho. Ella me abrazaba y me decía que, si quería, podíamos ver otra. Yo me negué varias veces. La vimos, abrazados y empapados por mis lágrimas.

V

Ya dentro de la sala, problemas con los lentes 3D. Me los pongo arriba de los anteojos, luego abajo, luego arriba. Empieza la película. Nos abrazamos y miramos la pantalla. Nos reímos, nos enternecemos, nos indignamos por las pésimas traducciones, nos vamos contentos porque la película es excelente.

Ella me dice que le encantaron los diseños de los personajes y me cuenta que conoce otros trabajos de Jorge Gutiérrez que también le han encantado. Yo no sé de quién me habla, pero me gusta conocer así que, ni bien llegue a mi casa, lo buscaré, me entusiasmaré con su obra y me preguntaré cómo hace para saber tanto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nostalgia de cosas que no he vivido

IAgustín, «El Mudo», el que no puede saber ni hablar de lo que pasó con su familia. Él es el protagonista de la novela. Él —siete, ocho, diecisiete años— está tratando de construir su propia identidad en una familia que se desintegra. Yo leo esa novela: El amor nos destrozaráLove will tear us apart» se repite una y otra vez en un cassette que encuentra Agustín. No lo escucho. Escucho/leo otro estribillo, el de la novela, el del personaje/voz narrativa, «quiero acordarme».¿Se acuerda? ¿No se acuerda? ¿Acaso sabe?La memoria, la familia, la hermana muerta no le hablan, no le cuentan, no le resuelven los problemas. Lo único que le habla está en un idioma que va aprendiendo. Agustín no sabe, no supo, no sabrá; nosotros tampoco. La novela es eso: la experiencia de la incertidumbre.IIYo podría escribir esa especie de reseña, pero me niego. Así como me niego, incluso en prácticas imaginarias, a escribir una reseña que dé cuenta del argumento o que ofrezca un resumen parcial de los texto. ¿P…

Entrevista

Leo una entrevista a Zambra. Ha pasado algo de tiempo desde la última vez que leo algo asociado a él. Es uno de esos escritores que, si no fuera tímido, recomendaría todo el tiempo. Una pregunta que le hace el periodista de La tercera, medio chileno, me sorprende. La respuesta de Zambra me causa gracia. Aldo Perán: — ¿Te sientes más cerca de Piglia o de Aira? Alejandro Zambra: —¿Así como Boca-River?... Alguna vez, por acá, dije que leer a Zambra me hace pensar en cómo sería mi vida si yo hubiese descubierto a Borges en alguna librería de Santiago. Las cosas siguen siendo más o menos así. Descubro la literatura que me rodea por Zambra. Aparentemente, hay una bifurcación. En algún momento uno tiene que elegir entre Piglia o Aira. Y si no elegís por ninguno de los dos, ¿qué pasa? A veces es innegable: la literatura es una actividad tan exigente como la moda. La literatura es moda. Y uno no escapa a eso.

Blaise Pascal, padre del colectivo

Blaise Pascal es conocido por sus reflexiones sobre el cristianismo, por sus contribuciones a la geometría, la teoría de la probabilidad y por su famosa apuesta. Pero, lo que pocos saben es que Pascal también es conocido como el padre del colectivo. ¿Eh? ¿Acaso el colectivo no es argentino? Bueno, digamos que incluso si Pascal no lo hubiese patentado en 1662, tampoco sería cierto. Continúo con la historia. Si bien ya existían servicios de transporte similares a lo que hoy conocemos como "taxis", la idea de las líneas urbanas regulares fue inventada por Blaise Pascal. Luis XIV le otorgó la patente para abrir cinco líneas desde el Palacio de Luxemburgo, con horarios fijos. El servicio comenzó a utilizarse el 18 de marzo de 1662 —Pascal murió el 19 de Agosto de 1662, es decir, un día como hoy. Para la época, el servicio fue bastante popular. Sin embargo, al poco tiempo, los parlamentarios limitaron el servicio a los miembros de la alta sociedad. El alto precio y el público r…