Ir al contenido principal
A confesión de parte...

Sé que hoy tendría que publicar la entrada sobre la que todos mis lectores discutirán a lo largo de la semana, pero la verdad es que estoy algo retrasado con mis tareas para la facultad: tengo muchas lecturas pendientes y todavía tengo que ejercitar mi latín. Entonces, este fin de semana me la pasé escuchando música, mirando películas y leyendo cosas que no debía leer.

¿Puedo serte sincero, fiel lector? Ya le perdí el gusto a esto de escribir para publicar. Puedo pensar que hay muchas razones por las que eso sucedió, pero el más sincero es este: ya no tengo las mismas motivaciones que al comienzo. En el primer post quería contar, luego quise imitarme, ahora sólo me gustaría seguir. Inercia, que le dicen.

Hay otro motivo, hace unas semanas abandoné a mi lectora implícita. Ella además de ser, de algún modo, la destinataria de los textos, era quien los corregía. Pero un día me dije: no debería molestarla con "esto". Y cuando uno refiere a su texto con un pronombre es porque no le gustó lo escrito. Desde hace unas semanas, entonces, desde que dejé de pensar en ella como destinataria -sólo para obligarme a no pasarselo- la cosa se me tornó más complicada. Sin saber a quién uno se dirige, tampoco sabe muy bien qué decir ni cómo hacerlo.

El Qué. Dicen que sólo hay dos cosas indispensables para la escritura: tener algo que decir y decirlo. Eso que parece tan sencillo, siempre me costó. Aún así, debo suponer que la vida me irá dando nuevas anécdotas para contar y que sabré identificar cuáles pueden ser escritas y cuáles no. Hoy, no ha sucedido nada. Y, aunque algún episodio del día podría ser contado, tampoco le pondré muchas ganas. Acá al lado, a diez centímetros del teclado, me espera el último capítulo de una novela que quiero terminar de leer. Sinceramente, siempre me importó más leer que escribir.

El Cómo. Hasta ahora siempre vine imitando mi primer entrada. No veo nada de malo en eso. Tampoco le veo nada bueno. Sólo le veo el sentido práctico: ya estoy acostumbrado a hacerlo así.

Como verán, salvo que ustedes no vuelvan, esto no es una despedida, sino, más bien, a penas una confesión de parte: hoy no tengo nada que decir y tampoco tengo la intención de imitar al joven que publicó la primer entrada, que eligió una forma de presentación del discurso dividad en cinco partes.

Sé que hay personas más constantes. Si ustedes son lectores constantes, busquen escritores constantes. Yo me ofrezco así: interrumpido y fragmentario. Si les gusta, quizás sigamos compartiendo este algo que con el tiempo fuimos creando.

Saludos,


hasta algún lunes*.

Nota al pie:

* Seguramente no dejo pasar una semana, incluso para quejarme de lo poco que estoy escribiendo o de que nunca terminé el capítulo de la novela o para hacerles saber de mis otros blogs para los que sí escribo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nostalgia de cosas que no he vivido

IAgustín, «El Mudo», el que no puede saber ni hablar de lo que pasó con su familia. Él es el protagonista de la novela. Él —siete, ocho, diecisiete años— está tratando de construir su propia identidad en una familia que se desintegra. Yo leo esa novela: El amor nos destrozaráLove will tear us apart» se repite una y otra vez en un cassette que encuentra Agustín. No lo escucho. Escucho/leo otro estribillo, el de la novela, el del personaje/voz narrativa, «quiero acordarme».¿Se acuerda? ¿No se acuerda? ¿Acaso sabe?La memoria, la familia, la hermana muerta no le hablan, no le cuentan, no le resuelven los problemas. Lo único que le habla está en un idioma que va aprendiendo. Agustín no sabe, no supo, no sabrá; nosotros tampoco. La novela es eso: la experiencia de la incertidumbre.IIYo podría escribir esa especie de reseña, pero me niego. Así como me niego, incluso en prácticas imaginarias, a escribir una reseña que dé cuenta del argumento o que ofrezca un resumen parcial de los texto. ¿P…

Entrevista

Leo una entrevista a Zambra. Ha pasado algo de tiempo desde la última vez que leo algo asociado a él. Es uno de esos escritores que, si no fuera tímido, recomendaría todo el tiempo. Una pregunta que le hace el periodista de La tercera, medio chileno, me sorprende. La respuesta de Zambra me causa gracia. Aldo Perán: — ¿Te sientes más cerca de Piglia o de Aira? Alejandro Zambra: —¿Así como Boca-River?... Alguna vez, por acá, dije que leer a Zambra me hace pensar en cómo sería mi vida si yo hubiese descubierto a Borges en alguna librería de Santiago. Las cosas siguen siendo más o menos así. Descubro la literatura que me rodea por Zambra. Aparentemente, hay una bifurcación. En algún momento uno tiene que elegir entre Piglia o Aira. Y si no elegís por ninguno de los dos, ¿qué pasa? A veces es innegable: la literatura es una actividad tan exigente como la moda. La literatura es moda. Y uno no escapa a eso.

Blaise Pascal, padre del colectivo

Blaise Pascal es conocido por sus reflexiones sobre el cristianismo, por sus contribuciones a la geometría, la teoría de la probabilidad y por su famosa apuesta. Pero, lo que pocos saben es que Pascal también es conocido como el padre del colectivo. ¿Eh? ¿Acaso el colectivo no es argentino? Bueno, digamos que incluso si Pascal no lo hubiese patentado en 1662, tampoco sería cierto. Continúo con la historia. Si bien ya existían servicios de transporte similares a lo que hoy conocemos como "taxis", la idea de las líneas urbanas regulares fue inventada por Blaise Pascal. Luis XIV le otorgó la patente para abrir cinco líneas desde el Palacio de Luxemburgo, con horarios fijos. El servicio comenzó a utilizarse el 18 de marzo de 1662 —Pascal murió el 19 de Agosto de 1662, es decir, un día como hoy. Para la época, el servicio fue bastante popular. Sin embargo, al poco tiempo, los parlamentarios limitaron el servicio a los miembros de la alta sociedad. El alto precio y el público r…